Otitis recurrente
16978
post-template-default,single,single-post,postid-16978,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive

Reflujo gastro-esofágico (RGE) y Otitis recurrente

26 Ene Reflujo gastro-esofágico (RGE) y Otitis recurrente

El reflujo gastro esofágico (RGE), es el retorno por el esófago de los jugos y alimentos que deberían seguir su camino desde el  estómago hacia los intestinos.

Es bastante frecuente, cerca del 20 % de la población infantil tiene RGE, y se ve mucho más en la población de niños menores de un año.

RGE se debe sospechar cuando el niño vomita mucho después de lactar, hace apneas (¡Se queda sin respirar!) o se despierta frecuentemente con o sin tos.

Se debe pensar también en RGE en niños con infecciones respiratorias a repetición como son las laringitis, bronquitis, sinusitis y otitis recurrentes.

Un estudio reciente demuestra la presencia de Pepsina A en el líquido del oído en el 50 % (la mitad) de los niños que fueron intervenidos para colocarles tubos de drenaje transtimpánico. La Pepsina A  es una enzima producida sólo en el estómago. (JAMA Otolaryngol Head Neck Surg 2015)

La causa del RGE está asociado a múltiples mecanismos que aseguran la “barrera antireflujo” , es decir que en condiciones normales durante la respiración y específicamente en la inspiración, se produce un aumento en la presión intra-abdominal, esta situación induce a factores anatómicos, neurológicos y hormonales que actúan de manera conjunta y sincrónica para evitar el regreso del contenido gástrico a través del esófago hacia la vía respiratoria. En los pacientes con RGE este mecanismo sincronizado falla en alguno de sus puntos. Es decir que la orquesta desafina.

El diagnóstico de RGE se hace mediante una prueba radiológica que se llama tránsito intestinal, en la que tras darle al niño una papilla baritada (radiopaca) se le toma la radiografía para ver si regresa la papilla del estómago (65 % de eficacia en el diagnóstico).

Si hubieran dudas, se le puede hacer también una endoscopia, pH-metría o manometría del esófago.  Estos procedimientos requieren hospitalización ya que la pH-metría se hace en 24 horas de observación tras la colocación de unos finos electrodos y en la endoscopia hay que hacerla con sedación o anestesia general según sea el caso.

El RGE se trata habitualmente cuando produce apneas, cuando le impide al niño ganar el peso esperado o cuando la inflamación producida por los jugos gastro-duodenales produce síntomas (dolor, vómitos, infecciones a repetición, etc.).

Tratamiento conservador recomendado :

Postura: Acostado de lado izquierdo (decúbito lateral), con la cabecera elevada.

Reducir el volumen de tomas. Es recomendable reducir la toma nocturna y adelantarla antes de ir a la cama.

Espesamiento de las tomas.

Evitar comidas que disminuyen el tono del esfinter esfágico Inferior (EEI), p. bebidas con cafeína, bebidas carbonatadas, las grasas y los alimentos ácidos.

Tabaquismo pasivo. El tabaquismo produce RGE al disminuir la presión del EEI y retrasar el vaciado gástrico.

El tratamiento farmacológico es bastante seguro y efectivo, el uso de sondas de alimentación mejora los reflujos severos con esofagitis importante y dificultad para alimentarse por vía oral.

Finalmente existe el tratamiento quirúrgico para los casos severos refractarios al tratamiento conservador.

En resumen, considero al RGE un elemento a tener en cuenta en el niño con otitis recurrente.

Si no controlamos adecuadamente el RGE,  la recaída es casi segura  con o sin operación, ya que el mecanismo de inflamación y obstrucción consecuente de la delicada trompa de Eustaquio persistirá.

Más información CLICK AQUI. Asociación Española de Pediatría (AEP)

Summary
Article Name
Otitis recurrente
Description
Reflujo gastro-esofágico (RGE) y Otitis recurrente
Author
No hay Comentarios

Publicar un Comentario