Pediatra de Confianza - Consejos y soluciones probadas para eliminar la Otitis de tu hijo de forma definitiva.
17077
post-template-default,single,single-post,postid-17077,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive

Otitis: 7 errores frecuentes y cómo solucionarlos.

24 Abr Otitis: 7 errores frecuentes y cómo solucionarlos.

Como seguramente ya lo sabes o lo has escuchado, la hipoacusia o sordera es la complicación más temida en el niño con otitis frecuente, ya que afecta su calidad de vida y el aprendizaje.

Para la tranquilidad de todos, la mayoría de casos de hipoacusia son transitorios y se asocian a acumulación de mucosidad en el oído sobre todo cuando el niño tiene otitis serosa. Es importante reconocerla a tiempo para actuar oportunamente con el consejo y ayuda de su médico.

Es especialmente útil iniciar lavados nasales y ventilación del oído medio tan pronto se confirme la presencia de mucus en el oído.

El concepto de ventilación del oído medio como principal medio de prevención y tratamiento de la otitis con mucus retenido, lo desarrollaremos en extenso durante la entrevista al otorrinolaringólogo sueco Dr. Armin B. Moniri en el Error Nº 3. ¡No te lo pierdas!.

1. Desconocer los signos de pérdida auditiva, hipoacusia:

Los signos de hipoacusia que con más frecuencia se observan en los niños son los siguientes:

Tendencia a subir el volumen en la televisión / radio.
Tendencia a acercarse a la fuente de sonido.
No hacer caso cuando se le habla.
Tendencia a ignorar las indicaciones habladas.

Si el niño ha comenzado a hablar, estos signos también son significativos:
Pedir a la gente que repita lo que ha dicho.
Lectura de labios.
No se le entiende lo que dice.

Observar estos signos de mala escucha ayudarán a un pronto diagnóstico y evitará problemas de aprendizaje.

2. Desconocer los signos del desarrollo normal del habla y del lenguaje:

El retraso del habla es frecuente en los niños con hipoacusia secundaria a otitis crónica.

Hay que identificarlo a tiempo y llevar a cabo una evaluación especializada.

Aquí unos parámetros en cuanto al desarrollo del lenguaje que te pueden servir de guía:

12 meses: usa una o más palabras.

18 meses: Vocabulario de 5 a 20 palabras.

24 meses: Usa frases de 2 palabras, vocabulario de al menos 50 palabras.

30 meses: Uso del plural.

36 meses: Usa oraciones de 3 a 5 palabras, vocabulario de al menos 500 palabras.

48 meses: Oraciones completas, vocabulario extenso, hace preguntas.

 

3. Asumir que el único tratamiento que lo va a curar definitivamente es la cirugía de oídos.

Si tienes a alguien cercano que está en una lista de espera para cirugía de oídos o sufre otitis frecuentemente, no te vayas aún. El Otorrinolaringólogo Dr. Armin B. Moniri nos muestra en este vídeo una técnica alternativa a la cirugía basada en la ventilación del oído medio. ¡No te la pierdas!

 

4. Confiarte que no puedes hacer otra cosa además de esperar a que la otitis se resuelva tras los antibióticos.

En la segunda parte de la entrevista al Dr. Moniri se deja claro que es necesario mantener la nariz limpia y el oído medio ventilado para lograr una adecuada salud auditiva en los niños.

Asimismo, es importante tratar otras enfermedades que pudieran estar activas como la hipertrofia adenoidea, la bronquitis crónica, las amigdalitis y las bronquitis que impiden la recuperación completa.

 

 

5. Asumir que la otitis no puede regresar una vez completado el tratamiento.

La naturaleza de la otitis es recidivante es decir que volverá a aparecer, hasta que el niño supere la barrera de los 6 – 7 años.

Hay que considerar que las bases del aprendizaje se dan antes de esta edad.

Una vez tu hijo haya superado una primera otitis debes hacerlo revisar con un pediatra u otorrinolaringólogo para que con una timpanometría nos indique que no ha quedado mucus residual, este mucus produce la otitis serosa y hay que empezar a tratarla desde que se detecta.

Tengo que insistir en la prevención de recaídas, haciendo lavados nasales y ventilar correctamente el oído medio tantas veces como sea necesario, ya que si recae el oído medio se vuelve a llenar de mucus y otra vez hay que facilitarle la salida, empezando desde el principio.

6. Tratar con antibióticos siempre que tu hijo se queje de dolor de oído.

Muchas de las otitis que tratamos son de causa viral y no es necesario dar antibióticos.

El oído también duele en el curso de un resfrío por el aumento de la cantidad de mucosidad de una otitis serosa, el mucus puede ser estéril y no necesitar antibióticos.

Cuando el oído se llena de mucosidad en exceso el niño también puede presentar dificultad para oír adecuadamente, esta situación  es transitoria en la mayoría de los casos y mejora con la adecuada ventilación del oído medio una vez haya superado el proceso agudo.

En las últimas guías de tratamiento se recomienda observar la evolución de la otitis solo dando analgésicos, antes de iniciar antibióticos, esta vigilancia se sugiere que sea cada 48 horas.

Los niños menores de 6 meses y los inmunosuprimidos, deben ser tratados con antibióticos tan pronto se haga el diagnóstico de otitis (son la exclusión de esta regla).

7. No lavar la nariz tras el baño de piscina.

Tras el baño en piscina, habitualmente aclaramos el agua de la piscina que tenemos en la piel, sin embargo, olvidamos el agua retenida en la vía respiratoria alta, la que ha entrado a través de la nariz.

Recomiendo que tras el baño en una piscina y tras haber aclarado la piel, se aclare también las fosas nasales y la garganta con agua salada para que no queden rastros de cloro.

El cloro inflama la salida de las trompas de Eustaquio que son el drenaje natural del oído medio. El agua clorada retenida inflama la mucosa respiratoria y favorece el desarrollo de otitis.

Es frecuente observar en el verano casos de “la otitis del nadador” que es la otitis del conducto auditivo externo, ésta se cura con gotas.

Consiste en que el agua de la piscina retenida por el cerumen en el oído externo sirve de reservorio para el inicio de una infección de la piel del conducto. Esta enfermedad se produce porque entra agua desde fuera, pero a mí más me preocupa que el agua clorada se quede atrapada en las cavidades respiratorias de la nariz y garganta.

Los baños de agua de mar, favorecen la acción mucolítica y despejan las fosas nasales. Son los mejores.

 

SI TIENES INTERES EN COMPRAR EL SAPITO Y

OTROS PRODUCTOS PREVENTIVOS

HACER CLICK EN EL LOGO

No hay Comentarios

Publicar un Comentario